15 escapadas a tiro de piedra de Madrid

Para dormir, nos gusta el monumental Parador de Toledo y el Hotel Fontecruz Eugenia de Montijo , situado en el palacio renacentista de la emperatriz del mismo nombre. El Rincón de la Sierra. La Hiruela es uno de ellos. Sus casas construidas de piedra, adobe y madera de roble son verdaderas joyitas arquitectónicas.

Excursiones de un fin de semana desde Madrid | Tourse Viajes - ivocopovupix.tk

Para pasar la noche, proponemos las casas rurales de El Rincón de la Sierra. Una escapada donde la caprichosa naturaleza es la gran protagonista es la Ciudad Encantada de Cuenca.

Inmersa en la sierra conquense, la erosión ha modelado sobre la roca caliza formas tan curiosas como tortugas, barcos, hongos e incluso osos. A tan sólo kilómetros de Madrid, este paraje natural invita a dejar volar la imaginación.


  • ¡Escápate por Europa!!
  • ¿Qué buscas en Madrid?;
  • Escapadas para desconectar.!

Para comer, no podemos irnos sin probar los judiones de La Granja. La Chata o Casa Zaca son buenos restaurantes donde darnos un buen atracón. Una escapada que todo madrileño debe hacer al menos una vez en la vida como poco es el pueblo de El Escorial y su monumental monasterio , capricho de Felipe II. Declarado Monumento Patrimonio de la Humanidad, esta compleja obra del siglo XVI situada en la sierra de Madrid es capaz de dejarnos con la boca abierta.

Para pasear y meditar, el Jardín de los Frailes es nuestro lugar favorito. Y para comer, El Charolés , un restaurante con buenos cocidos y carnes de calidad. A un paso de las Casas Colgadas de Cuenca encontramos un restaurante que bien merece una escapada desde Madrid sin menospreciar el resto de la ciudad. Se trata del restaurante La Cueva del Tío Serafín. En su carta encontramos habitas babycon con jamón ibérico, ajo arriero y jugosas carnes como solomillo al foie o pescados al horno al estilo 'Cueva'.

Perderse en una finca rodeada de bosques de fresnos y robles en plena Sierra de Guadarrama es lo que nos proponen las Casas del Palomar , en Ortigosa del Monte Segovia. Bustamante, Rafael o Montserrat Caballé, entre otros, han puesto de nuevo esta villa medieval en boca de todos. A pesar de ser un spot , el escenario no es del todo ficticio. Una visita para apuntar en nuestra agenda de a tan sólo un paso de Madrid.

Su gradería es toda una joya que se conserva fabulosamente. Llena de palacios renacentistas, iglesias y hasta un castillo, Trujillo es una de esas ciudades que enamora desde el primer momento en que la pisas. Y para probar los manjares extremeños, el restaurante del Parador de Trujillo ofrece una carta envidiable.

Con una larga tradición familiar y una fama bien merecida, en este restaurante se parte el cochinillo como Dios manda, con un plato y a la vieja usanza. Es toda una ceremonia. En las paredes de sus salones encontramos fotos de todo tipo de celebridades, mandatarios, estrellas de cine y reyes, que se han sentado en su mesa.

Recorrer el Triángulo del Arte

Es imposible no toparse con él: El Hotelito. El casco histórico es toda una joya para pasear. Deliciosas las cremas de temporada y la lasaña de verduras. Lleno de lagos, cascadas de 50 metros de altura y grutas esculpidas por el río, esta excursión nos permite desconectar de la rutina a través del contacto con la naturaleza.

A unos 55 km al sur de Madrid, el Real Sitio y Villa de Aranjuez posee gran riqueza tanto histórico-artística como natural, gracias a sus palacios y jardines a orillas del río Tajo.

Qué hacer y qué ver en Madrid en un fin de semana

Para una escapada gastronómica una lugar ideal es sin duda Chinchón. En algo menos de una hora de Madrid se accede a todo un mundo de sabores y delicias para el paladar. La Plaza Mayor de Chinchón, emblema de la población, acoge a los viajeros ofreciendo la posibilidad de disfrutar de un vino y una tapa a la sombra de sus soportales. En Madrid existe la tradición de aprovechar el buen tiempo de los fines de semana en verano y acercarse a la Sierra a disfrutar del campo.

La Sierra de Guadarrama, a tan solo 60km de Madrid, alberga gran cantidad de paisajes naturales en los que practicar senderismo y desconectar del estrés diario, tanto en La Pedriza, el Parque Natural de Peñalara o el Valle del Lozoya. Dentro de la sierra del Guadarrama hay que hacer una mención especial a San Lorenzo de El Escorial con su Monasterio como eje central. La Basílica, el Panteón Real y su biblioteca son visitadas cada año por miles de personas. Merece la pena hacer noche en este Real Sitio de animada vida nocturna.

A nivel gastronómico, el cochinillo asado en horno de leña tradicional es la especialidad, realizando el corte con un plato en vez de con cuchillo para certificar el punto de la carne, como manda la tradición. La ciudad de Toledo, a una hora en coche de Madrid, es una buena opción porque permite disfrutar de la riqueza monumental de la villa y su amplia oferta gastronómica, cultural y de ocio.